Crítica

detalle moon

  • A veces nos preguntamos para qué está el Arte, y me atrevo a decir:

 

para darnos el tiempo de pensar  en lo que el Espíritu necesita. El artista es aquel que pone el acento, en lo que otros, quizás, no ven.

 

Resaltar lo que el Alma reconoce, entre tanto color y formas. A veces tenemos el privilegio de cruzarnos con personas  Almas blancas. Y verlas crecer en el arte…

Guido Franco Ferrari es una de ellas. Un Alma capaz de captar la luz y vida de un momento. Un momento irrepetible, la comunión de él y el entorno.

 

Sus pasos agigantados en la búsqueda de su obra, nos revela un futuro placentero.

 

La contemplación del arte, invita a meditar y esto, a detenernos un instante en medio de tanto torbellino. Y poder así, unirse a un Todo.

Guido, lo consigue.

 

Toda obra se encuentra impregnada de emoción y su producción pictórica lo revela.

Sus colores en cada pincelada, es el sello de lo que su Alma sintió. Los invito a seguir a este artista, ya que es el comienzo de un largo camino. Su sentir, se reconocerá en cada color.

Su espíritu de Bosque… en cada obra.

 

Arq. y profesor de la universidad “Multimedial Da Vinci” Alfredo ¨Chino¨ Yuen.

 

 

detalle con yar

 

  • En un mundo de imágenes urbanas veloces e impactantes, el destino posa una lucecita a la

propuesta de un artista muy joven de la Patagonia Argentina. La pintura de Guido Franco Ferrari

no es desafiante ni irruptiva, más bien parece ser otro el destino de las sensaciones al que nos

quiere transportar.

Guido tomó las herramientas del impresionismo con sus manos

contemporáneas, se paró en el bosque que lo rodea y desde ahí planteó un punto de vista para

invitarnos a la ceremonia de la contemplación, y de paso salvar nuestras vidas.

 

Si la sociedad deposita en los artistas, el paradigma de la libertad, imaginemos a uno de ellos

empacando sus pinceles, pinturas y bastidores, caminando por un sendero como un Paul Gauguin

por la mañana, hacia donde lo más libre se ilumina por el sol, Guido se encontró una y otra vez en

ese lugar. Frente a la mismísima naturaleza se formó, primero como un hombre sensiblemente

conectado con ella y después, como un artista.

 

Guido es un hombre con poca edad, pero con una vasta cantidad de obras que ya son un

documento de su planteo estético, si la verdad es imperecedera, su pintura crecerá como el

arrayán.

 

Quien observa sus paisajes y se deja llevar por esas pinceladas veloces con rigor de espátula,

entrará a la contemplación del bosque de su propia naturaleza.

 

 

Andres Zerneri. Artista.

 

 

 Screen Shot 2017-07-02 at 7.22.05 PM

  • Guido pinta y nos hace vivir momentos de la Patagonia Argentina que, sin su obra,

escaparían a nuestra mirada.

 

Paisajes y objetos cotidianos, como en un poema, nos

proponen una ruta visual de una unidad orgánica dónde todas las piezas se ensamblan,

provocando una lectura que va más allá del significado propio individual de cada una.

 

Guido vive, siente y percibe tonos ,sombras y colores que los demás no ven, en un

discurso de piezas que dialogan e invitan a la reflexión acerca del lugar que ocupan las

cosas más simples, en nuestro tiempo.

 

Su obra es un texto narrativo que te lleva de un rincón a otro de su paisaje natal,

reviviendo momentos olvidados , haciéndote vibrar con sus amarillos y recordándote en

cada parada que resulta imprescindible despertarte y recuperar la capacidad de dialogo

con lo que la naturaleza te interpela en cada paso que das.

 

 

Patricia Ines Passalacqua.

Psicologa Social (UBA – Universidad de Buenos Aires)

Gestora de Proyectos Culturales

 

 cropped-screen-shot-2017-07-02-at-7-22-37-pm.png

 

  • Siempre me maravilla ver un impulso emocional plasmado de manera tan solida y definitiva sobre un lienzo.

En este caso se suman varios factores que me conmueven aun mas ..

El artista es muy joven.

 

Autodidacta.

 

Habitante de un pequeño pueblito del sur patagonico argentino

Su obra se dispara desde sus entrañas.

 

Bunga pok. Gestora Cultural.